Utiliza los colores para cambiar tu estado de ánimo | Jolly
16487
post-template-default,single,single-post,postid-16487,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Utiliza los colores para cambiar tu estado de ánimo

Utiliza los colores para cambiar tu estado de ánimo | Jolly

08 Dic Utiliza los colores para cambiar tu estado de ánimo

Tú puedes controlar tus emociones

La psicología señala que la mente humana está predispuesta a sentir determinadas emociones al ver los colores, por ejemplo, cuando hablamos del príncipe azul, estamos asociando el color a la idealización de la pareja “perfecta”, cuando se trata del color rosa, pensamos automáticamente en situaciones optimistas – positivas. Por lo que, podemos cambiar de cierto modo las sensaciones y emociones que tenemos si aplicamos los colores. Aunque, el significado y la sensación que nos generan no es un tema generalizado, depende mucho de la cultura a la cual está sujeta la persona, de las relaciones, los hábitos, la personalidad, incluso la ideología política o religiosa.

Para muchos, estos colores se han asociado a las siguientes emociones:

Amarillo. A la alegría, es un color considerado como positivo al representar a la luz del sol, lo que provoca entusiasmo. Es característico de las personas alegres, aunque para otras, es el color de la mala suerte (si es que son supersticiosas).

Verde. Al Asco, asociado a la envidia, lo venenoso, el egoísmo, para otros simboliza la naturaleza, la vida, la fecundidad o el poder económico (color del dinero). Las personas que se identifican con este color son de mente abierta, prácticas, coherentes, de espíritu innovador y sensatas.

Azul. A la tristeza, la pasividad y el descanso; para otros, es un color de elegancia, frialdad, perfección o sobriedad. Por lo que se asocia a personas de carácter tranquilo, son centrados, seguros, proactivos, estables y evitan a toda costa las confrontaciones y les gusta estas solos en ocasiones. Aunque en general, este es un color que a la mayoría de personas causa agrado.

Rojo. A la ira, la furia, la agresividad o cambios radicales, este tipo de emociones fuertes también asocian a la pasión y la lujuria. Con este color se identifican algunas personas que carácter impulsivo, que son líderes y extrovertidas o a personas agresivas.

Morado. Al miedo en algunas culturas, para otros es el color asociado a la velación de los muertos. El significado como puedes ver, varía entre culturas, incluso de persona a persona.

Naranja. El color de la energía, la diversión, el optimismo y la frescura. Quienes se sienten identificados con él son personas extrovertidas, de gran vitalidad, innovadoras y efusivas. Aunque para otros el color tenga una connotación negativa de: engaño y desconfianza.

Blanco. Símbolo inconfundible de la pureza y la paz. Muy utilizado en la religión católica bajo la simbología de la paloma blanca como “espíritu santo” y la pureza de las novias en su vestimenta. También tiene el significado de la salud, la limpieza, la inocencia, la bondad, el positivismo y la luz máxima. Las personas que prefieren este color son pacíficas, sencillas y sinceras, aunque también solitarias, tienen ideales posiblemente inalcanzables y perfeccionistas.

Negro. La oscuridad o la ausencia de luz, al contrario del blanco, se asocia a la negatividad, la soledad, el vacío, el límite donde termina la vida, la nada. Si te agrada el negro, posiblemente eres una persona introvertida, cerrada, seria, racional, solitaria y de personalidad poco cálida. Te gusta el misterio y la profundidad en ti mismo.

Con este conocimiento, ahora podrás aplicar una técnica que ayudará a utilizar los colores para que puedas cambiar tu estado de ánimo cuando lo requieras, se llama Take-Away:

  1. Detecta tu estado de ánimo actual. Si te sientes “mal” primero debes identificar qué tipo de emoción es, puede ser tristeza, frustración, ira, estrés, nostalgia. Cuando lo identifiques claramente piensa en qué color se asocia a lo que sientes, según tu percepción.
  2. Ahora piensa en qué emoción quieres sentir, ¿qué color combina con esa sensación?
  3. Cierra los ojos e imagina el color, imagina que te rodeas de él al cerrar tus ojos o entra en una habitación con paredes pintadas o ponte ropa de ese color.
  4. Respira, date tiempo para sentir, ver y vivir el color que elegiste, siente poco a poco como cambia tu humor mientras entra en tu mente.

Este método requiere de tiempo y práctica, depende del nivel de concentración que le dediques para que logres sentir la conexión entre los colores y tus emociones, cuando domines la técnica podrás notar los beneficios que trae a tu vida, principalmente en aquellas circunstancias en las que te sientes negativo, te ayudará a inyectar ánimo y positivismo a tu vida.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.